Blogia
Parto Respetado

INSTITUTO LAMAZE PARA EL PARTO NATURAL

#1: El Trabajo de Parto Inicia por Si Solo

 

Una mujer embarazada en una clase de Lamaze comenta con el grupo  “El doctor dice que mi bebé está muy grande. A mi vecina le indujeron el trabajo de parto por que pensaban que su bebé también  estaba muy grande, ¿Creen que deba pedir  una inducción?”

 

Alrededor de los Estados Unidos y en muchos otros países, se escuchan declaraciones similares a ésta en las clases de educación para el parto. La inducción del trabajo de parto (el inicio artificial del trabajo de parto) es uno de los asuntos mas controversiales en el cuidado de la maternidad en la actualidad. En muchos hospitales, el trabajo de parto es inducido  por razones médicas solamente, y siguiendo pautas muy estrictas.  Por el contrario en otros hospitales las mujeres tienen inducciones electivas - aquellas que son hechas por conveniencia mas que por razones médicas. ¿Existen problemas con la inducción?  ¿Cuáles son los beneficios de permitir que el trabajo de parto inicie por si mismo?

 

Plan de la naturaleza para el nacimiento

Durante las últimas semanas del embarazo, ambos la madre y el bebe se preparan para el nacimiento. Para la madre primeriza, frecuentemente el bebe desciende dentro de la pelvis alrededor de 14 días antes del nacimiento. El cervix se mueve hacía delante y gradualmente comienza a suavizarse. En un periodo que puede ser de pocos días a pocas semanas, la madre puede o no sentir contracciones irregulares, que ayudan al cerviz gradualmente a adelgazarse y tal vez  hasta dilatarse algunos centímetros.

 

Durante la última parte del embarazo, los pulmones del bebe se maduran y él mismo forma una capa protectora de grasa, que lo hace tomar la característica rechoncha típica de un recién nacido. Muchos investigadores creen que cuando un bebe está listo para la vida fuera del útero de su madre, su cuerpo libera una pequeña cantidad de una hormona que manda una señal a las hormonas maternas para iniciar el trabajo de parto. En la mayoría de los casos, solo cuando ambos están listos el cuerpo de la madre y  el del bebe, las poderosas hormonas maternas comienzan con el proceso del trabajo de parto.

 

 

Como se Induce el Trabajo de Parto

Comúnmente, el trabajo de parto es inducido en el hospital por medio de la administración  de oxitocina a través de una vía intravenosa. Algunas veces se utilizan anticipadamente  a la oxitocina agentes para madurar y suavizar el cerviz  preparándolo para el trabajo de parto.

 

Razones Médicas para la Inducción

 

Existen algunas indicaciones médicas apropiadas para inducir el trabajo de parto. De acuerdo al Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), el trabajo de parto debe ser inducido  solamente cuando el riesgo para el bebé sea mayor si permanece dentro del útero de la madre que por un nacimiento prematuro.

Esto es verdad cuando la bolsa de aguas alrededor del bebe  se rompe y el trabajo de parto no inicia; cuando el embarazo ha alcanzado las 42 semanas, cuando la madre sufre de presión alta; cuando la madre sufre de algún problema de salud, tal como la diabetes, problemas en  pulmones que pudieran dañar a su bebe o cuando la madre tiene una infección en el útero.  Sospechar que el bebe es grande o muy grande no es una razón médica para la inducción. En un articulo de prensa liberado en noviembre del 2002, ACOG reportó que la inducción del trabajo de parto por macrosomia (bebe grande) casi duplicó la taza de cesáreas sin ninguna mejoría en los resultados perinatales (la salud del bebe).

 

Esta declaración fue basada en un estudio publicado en Obtetrics & Gynecology. Algunos estudios anteriores muestran que la inducción por macrosomia eleva en vez de disminuir, los índices de cesáreas  sin mejorar la salud del bebe. En la publicación profesional Evaluation of Cesarean Delivery ( Evaluación del nacimiento por cesárea), publicado por el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), los autores se expresan en contra de la inducción para bebes grandes en una mujer saludable, concluyendo que “La indicación para el trabajo de parto por sospecha de macrosomia (bebe grande) no mejora los resultados, causa gastos de recursos considerables y puede elevar el índice de cesáreas.

 

Inducción por Conveniencia

Algunas veces la inducción es considerada conveniente para la gente involucrada. Los hospitales pueden poner personal extra de enfermería durante los turnos cuando las inducciones son programadas, los médicos pueden programar los partos para los días y horarios que mas les convengan; y los padres pueden hacer arreglos en el trabajo y planear los viajes de los familiares de acuerdo a la fecha programada para la inducción.

 

Sin embargo, la inducción electiva no es conveniente cuando los retrasos rutinarios del hospital posponen la hora indicada para el inicio de la inducción.

No es conveniente cuando la inducción no funciona y la mujer es regresada a casa para intentarlo otro día. Y seguramente no es conveniente cuando ésta lleva a un nacimiento por cesárea y la nueva mamá  deberá  recuperarse de una cirugía mayor abdominal en vez de un parto natural.

 

Desventajas de la Inducción Existe evidencia creciente de que la inducción del trabajo de parto no está exenta de riesgos.

 

Prematurez

 

Uno de los problemas de inducir el trabajo de parto es que las fechas probables de parto no son exactas. Si hay un error de 2 semanas al calcular la fecha probable de parto, una mujer que está programada para inducción en la semana 38 podría tener tan solo 36 semanas de embarazo. El Dr. Michael Kramer de la Universidad de Montreal  y sus colegas examinaron 4.5 millones de nacimientos en los Estados Unidos y Canadá durante los 1990´s . En un estudio publicado en The  Journal of the American Medical Association ( Diario de la Asociación Americana de Médicos) en agosto del 2000, los investigadores concluyeron  que los bebes nacidos tan solo unas semanas mas temprano – de 34 a 36 semanas-  eran 3 veces mas propensos a morir en su primer año de vida que aquellos bebes nacidos a término. “ Los obstetras pueden percibir la inducción como libre de riesgos y por esto no evaluar adecuadamente los riesgos y los beneficios” , dijo mas tarde el Dr. Kramer  en una entrevista.

 

Complicaciones y Nacimientos por Cesárea

 

Investigadores  en la Universidad de Texas South Western Medical Center en Dallas, Texas, también echaron un vistazo a los resultados del embarazo por semanas de gestación.  Después de examinar mas de 56,000 resultados de embarazos en las 40, 41 y 42 semanas de gestación, el Dr. James Alexander y sus compañeros de investigación concluyeron que “La inducción rutinaria del trabajo de parto a las 41 semanas de gestación suele incrementar las complicaciones en el trabajo de parto y el nacimiento por cesarea sin ninguna mejoría significante en los resultados neonatales” .

 

Los investigadores de Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group, una fuente de información mundialmente respetada, respecto a los cuidados y atención basados en evidencia, estuvieron de acuerdo con esta conclusión.

 

Con referencia a embarazos postérmino ellos declaran “Una política de inducción rutinaria a las 40-41 semanas de gestación en un embarazo normal no puede ser justificada, esto demostrado por pruebas controlados...... Una vez que la duración del embarazo ha logrado certeramente completar las 41 semanas, a aquellas mujeres que elijan ser inducidas, se les deberá ofrecer el mejor método de inducción disponible.”

 

Incremento en la Necesidad de Intervenciones

 

En adición al incremento en el riesgo de moderada prematurez y nacimientos por cesárea, la inducción del trabajo de parto por lo regular crea la necesidad de intervenciones médicas adicionales. En muchos casos, si una madre es inducida, necesitará una canalización intravenosa  (IV) y monitoreo electrónico del ritmo cardiaco fetal continuo.

 

En muchos lugares se requerirá que la mujer permanezca en cama o muy cerca de ella. Como resultado la mujer será incapaz de colaborar en el progreso de su trabajo de parto, caminando libremente o cambiando de posiciones en respuesta a sus contracciones de trabajo de parto. La madre será incapaz de tomar ventaja de un reconfortante baño de tina o un regaderazo para aliviar el dolor de sus contracciones.

 

Las contracciones inducidas artificialmente usualmente llegan a la cúspide más rapidamente y permanecen intensas por periodos mas largos, que las contracciones naturales, incrementando la necesidad de uso de medicamentos para aliviar el dolor en la madre. 

 

Desventajas Psicológicas

 

El trabajo de parto inducido, especialmente cuando no está indicado médicamente puede dar un mensaje muy poderoso a la madre, de que su cuerpo no esta funcionando adecuadamente- de que necesita ayuda para iniciar su trabajo de parto.

Este mensaje junto con el necesario incremento de intervenciones médicas, puede disminuir la confianza de la madre en su habilidad para dar a luz.

 

Preocupación de ACOG sobre el aumento en los índices de la Inducción

En junio del 2002 en un artículo de prensa, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) atribuyo el dramático incremento de inducciones en parte a la presión de los pacientes, conveniencia de los médicos, la disponibilidad muy difundida de agentes para la maduración del cerviz y las preocupaciones sobre posibles demandas.

En un comentario de una publicación de Obstetrics & Gynecolgy (Obstetricia y Ginecología) en junio del 2002, los autores recomiendan cautela  respecto a la inducción (electiva) hasta que las pruebas clínicas puedan validar el uso mas liberal de la inducción del trabajo de parto.

 

Recomendaciones de Lamaze International

Lamaze International te recomienda que no elijas la inducción, ni estés de acuerdo en ser inducida a menos que exista una razón médica real.

 

Un bebe “grande” o “muy grande,” no es una razón médica para realizar una inducción en una mujer que no es diabética. El permitir que tu cuerpo entre en trabajo de parto espontáneamente es casi iempre, la mejor forma de saber que tu bebe está listo para nacer. Interferir o remplazar las hormonas naturales que orquestan el trabajo de parto, parto, lactancia y apego materno, podría tener consecuencias que aun no podemos comprender.  Sentir la experiencia de las contracciones naturales producidas por la oxitocina de tu propio cuerpo, incrementan tu libertad para responder a ellas  moviéndote libremente, cambiando de posiciones y utilizando a voluntad   la tina o la regadera.  El trabajar durante el trabajo de parto y dar a luz sin intervenciones médicas innecesarias, incrementan la posibilidad de que tendrás memorias mas positivas para toda la vida de tu experiencia de parto y disminuye la posibilidad de complicaciones para ambos, tu y tu bebé.

                                                                                                                       

 

#2: Libertad de Movimiento a lo Largo del Trabajo de Parto

 

Una mujer embarazada en una clase de Lamaze pregunta sobre los mensajes mixtos que ella ha visto sobre el parto. “En clase he visto películas de mujeres caminando, utilizando la tina, o sentadas sobre la pelota. Pero en las historias de parto que salen en la televisión, parece que la mujer pasa la mayor parte del tiempo en la cama. ¿Es realmente importante estar fuera de la cama y moverse libremente?

 

La libertad de movimiento es importante para hacer que el nacimiento de tu bebé sea más fácil. Es la mejor forma en la que puedes usar la fuerza de gravedad para ayudar a tu bebé a bajar, e incrementar el tamaño y forma de la pelvis. Te permite responder al dolor en forma activa, y podría acelerar el proceso del trabajo de parto.

 

En contraste con lo que vemos en los programas populares de la TV en los Estados Unidos,  las películas a través de la historia y de varias culturas, muestran mujeres en muchas posiciones durante el trabajo de parto. De acuerdo a Cochrane Pregnancy And Childbirth Group (Cochrane Grupo de Embarazo y Nacimiento), una fuente de información respetada mundialmente en cuanto a cuidados basados en evidencia científica, los estudios demuestran que la habilidad de una mujer en trabajo de parto, el moverse libremente y elegir su propia posición es probablemente los más beneficioso. La actividad provee distracción de la incomodidad, un gran sentido de libertad personal, y la oportunidad de liberar la tensión de los músculos que incrementa el dolor. Un estudio ha demostrado que cuando la mujer trabaja por sí sola sin restricciones, ella misma encuentra posiciones que le son cómodas. Cambiará de posición con mayor frecuencia mientras mas se acerca al parto. Sin ninguna dirección y escuchando las señales de su propio cuerpo, la mujer se moverá  y adoptará  posiciones tales como,  parada, agachada, en cuclillas, sentada, hincada, etc.   

 

¿Porqué Ayuda el Movimiento?

El útero responde al movimiento trabajando con mayor eficiencia. Las posiciones que una mujer elige por comodidad, generalmente ayudan  al progreso en el paso del  bebé  a través del canal de parto.

Los estudios han demostrado que el cambio de posiciones puede ser utilizado para ayudar al bebé a rotar y pasar por la pelvis conforme vaya siendo necesario durante el trabajo de parto. Esto puede ser particularmente útil cuando el bebé ha entrado en la pelvis de la madre en posición posterior (la parte trasera de la cabeza del bebé mirando hacia la espalda de la madre) en vez de la posición más favorable, la anterior (la parte trasera de la cabeza del bebé mirando hacía el abdomen de la madre). Cuando el trabajo de parto se vuelve lento, un cambio de posición ayudará a “ encontrar nuevamente el ritmo”.

 

Durante el trabajo de parto la mujer puede cansarse y necesitar un descanso en una posición más cómoda. Sin embargo, de acuerdo con un estudio publicado en el  2003 en Nursing Research ( Investigación de Enfermería), el dolor en la parte baja de la espalda en una mujer en trabajo de parto es significantemente mas fuerte en la fase activa cuando se encuentra en una posición supina (acostada boca arriba). Es por esto que toda instalación para el nacimiento deberá proporcionar muchas opciones que permitan a la mujer moverse y cambiar de posiciones.

Una mujer debe poder descansar en una mecedora, en la pelota o en una tina con agua.

Ella puede necesitar un sillón o silla sin brazos en la cual se pueda sentar al revés, inclinándose  hacía el enfrente sobre una almohada puesta sobre el respaldo de la silla. La mujer puede desear bailar, abrazando a su pareja lentamente con la música de su elección o utilizar un rebozo para facilitar  el movimiento y posicionamiento adecuado. Debe existir un área segura para caminar tanto dentro como fuera de la instalación para el nacimiento, se trate de un hospital, un centro de maternidad o la propia casa.

 

Un estudio publicado en The New England Journal Of Medicine (Diario de Medicina de Nueva Inglaterra) en 1998 observó los efectos de caminar durante el trabajo de parto. Aunque en este estudio los trabajos de parto de las mujeres no fueron más cortos, las mujeres que caminaron se sintieron tan satisfechas que dijeron que les gustaría volver a caminar en sus próximos  partos.

 

Practicando Posiciones y Movimientos Útiles

 

En las clases de educación para el parto, la mujer y su pareja  practicarán varias posiciones y diversos movimientos. Ella practicará con posiciones de inclinación hacía adelante que alentarán al bebé a entrar en la pelvis en una posición que facilite la labor de parto y el parto. Estas posiciones deberán adoptarse durante las últimas semanas del embarazo, así como durante el trabajo de parto, especialmente si la mujer experimenta dolor severo en la parte baja de la espalda.  Las clases de educación para el parto enseñan también a la mujer a cómo balancear su pelvis y a utilizar  a su favor ese balanceo; a utilizar la posición de cuclillas, a bailar lentamente y asumir la posición de  rodillas al pecho. Conocerá la ventaja de subir escaleras como movimientos clave durante el trabajo de parto, así como utilizar  la pelota y el rebozo que facilitan el óptimo posicionamiento  durante el trabajo parto.

 

Razones por las que la Mujer No Deba Moverse Durante el Trabajo de Parto

 

Aunque el hospital no tenga políticas que restrinjan a la mujer en trabajo de parto a permanecer en cama, el uso rutinario y continuo del monitor electrónico fetal, el uso de soluciones intravenosas (IV), los medicamentos para inducir o acelerar el trabajo de parto y la anestesia epidural  limitan su movimiento y la confinan a la cama.  De hecho, cuando se les preguntó a las mujeres norteamericanas por que no caminaron durante su trabajo de parto, la respuesta siempre fué, “ Porque estaba conectada a algo”.Si se quiere mejorar la comodidad de la mujer en trabajo de parto y si se quiere apoyar el parto natural, las intervenciones tales como el monitoreo electrónico fetal continuo y la solución intravenosa  deberán ser utilizados solo cuando se presente alguna complicación que las haga necesarias.

Cuando es médicamente necesario utilizar estas intervenciones, a la mujer se le debe guiar para que logre moverse de la forma en que le sea posible. Por ejemplo, la mujer puede ser auxiliada a cambiar de  lado al estar  acostada o  a inclinarse sobre el respaldo de la cama o usar la barra de la propia cama de partos para ponerse en cuclillas.

 

Recomendaciones de Lamaze International

La libertad de movimiento es el componente principal en el manejo del dolor. Como muchas mujeres en el mundo puedes usar el movimiento para que el trabajo de parto sea más confortable y más eficiente.  Ya que no existe una posición ideal para el trabajo de parto, la libertad de elegir y responder en forma propia  es crítica.  “ Tal vez la mayor consideración sería darle a la madre  la libertad de elección  respecto a cuando y cuanto se mueve ,cuando se sienta o se levanta. Si se balancea sobre sus rodillas y manos o asume otras posiciones. Por lo general la mujer asumirá instintivamente la posición que favorezca un trabajo de parto más rápido y efectivo.” El parto es un proceso activo, y si no existen restricciones, tu  cuerpo responderá para facilitar el proceso tanto para ti como para el bebé.

 

#3 Apoyo Continuo Durante el Trabajo de Parto

 

Un compañero en la clase Lamaze dice “¿De que manera  voy a poder proporcionar el apoyo necesario que ella necesita durante el trabajo de parto? ¿Voy a contar con ayuda?”

 

Hasta hace poco, las mujeres aprendían todo sobre el nacimiento por medio de sus madres y hermanas. El parto se llevaba a cabo en la comodidad del hogar. Los rituales y las tradiciones familiares aseguraban que la mujer tuviera confianza en su habilidad para dar a luz, rodeada por los miembros de la familia y por mujeres sabias que proveían apoyo y fuerza durante el trabajo de parto y nacimiento. Las parteras de la comunidad atendían la mayoría de los partos.

 

Una vez que el parto se mudó  a los hospitales en el siglo XX, las mujeres perdieron el valioso apoyo y fuerza que les brindaban  las mujeres de su comunidad. Las enfermeras proveían apoyo, pero en la mayoría de los casos, al ser  responsables del cuidado de  varias mujeres en trabajo de parto a la vez  no podían permanecer continuamente al lado de una sola mujer.

 

Durante los años de 1960 Lamaze International y otras organizaciones para el nacimiento ejercieron  presión exitosamente, para permitir que los padres entraran al cuarto de Labor.  Los padres proveen un apoyo emocional muy especial a la mujer en trabajo de parto. Ahora en el siglo XXI , las mujeres están volviendo a descubrir el valor del apoyo adicional que proporciona una mujer que comprende todo con respecto al nacimiento.

 

Generalmente las mujeres  erróneamente asumen que una enfermera, partera o médico estará constantemente a su lado a lo largo del trabajo de parto. En algunos sitios, las parteras y enfermeras pueden proporcionar apoyo continuo para la mujer en trabajo de parto y su familia. Sin embargo en la mayoría de los sitios en donde se atienden los nacimientos, la realidad es que existen otras responsabilidades que mantienen al médico,  partera y enfermeras ocupados, lo que no permite que apoyen a una sola mujer continuamente.

Aun cuando la partera se dedique al cuidado de una sola mujer, sería de gran ayuda que otra mujer experimentada proporcionara el apoyo físico y emocional  que se requiere.

 

Antes del nacimiento de tu bebé, deberás decidir  quien puede ofrecerte apoyo continuo, puedes elegir una amiga o familiar o tal vez decidas contratar una Doula, que es una persona profesional que brindará apoyo continuo durante el trabajo de parto y el nacimiento de tu bebé.

 

¿Porque es Importante Contar con Apoyo Continuo?

El trabajo de parto puede sorprenderte ( al igual que a tu pareja) con su poder y su fuerza. Contar con la presencia continua de una mujer que tenga experiencia en el nacimiento para tranquilizarte a ti y a tu pareja de que el trabajo de parto progresa normalmente los ayudará a ambos a continuar.

Una mujer con experiencia en el nacimiento  sabrá proporcionar también masajes reconfortantes y sugerirá posiciones que te ayuden al progreso del parto buscando siempre tu comodidad. Quizás cuentes con el apoyo de amigos o familiares que tengan experiencia en el nacimiento y que deseen proporcionarte este tipo de apoyo continuo. Si no cuentas con esta ayuda, considera contratar una a una doula.

 

El Papel de la Doula

De acuerdo al libro “The Doula Book” (El Libro de la Doula), “una doula es una acompañante de trabajo de parto con experiencia que proporciona a la mujer y a su pareja, tanto apoyo físico como emocional a través de todo el trabajo de parto y el nacimiento del bebé y en algunos casos este apoyo se puede extender durante el post parto inclusive.”

 

Una doula permanecerá contigo y con tu compañero continuamente a través del trabajo de parto y el parto, proporcionando apoyo físico, emocional e informativo.

La doula jamás se apartará de ti por mas de unos minutos a menos que tu así lo solicites. Una doula trabajará contigo y con tu pareja para ayudarlos a tener la clase de parto que tu quieres. Ella te ayudará a introducirte dentro de una tina de agua tibia o en la regadera si así lo deseas. Caminará contigo y con tu pareja , proporcionándote masajes en la  espalda, manos o pies según sea necesario. Una doula te apoyará en tu decisión respecto al uso de medicamentos. Si tu le dices a la doula que deseas tener un parto no medicado, ella te ayudará a lograr esta meta. Después del parto, la doula permanecerá a tu lado durante un par de horas para ayudarte a establecer la lactancia.

 

Las doulas no han sido entrenadas para realizar tareas médicas o de enfermería y jamás deben ofrecer consejos médicos.  Sin embargo pueden ayudarte a comprender los eventos médicos. También te pueden alentar a comunicar tus preferencias al personal hospitalario. Si tu trabajo de parto toma un rumbo distinto al esperado, la doula te ayudará  a esclarecer tus sentimientos y a revisar tus opciones objetivamente.

 

Uno de las tareas más importantes de una doula es ayudarte a tener recuerdos positivos de la experiencia del nacimiento de tu hijo. Después del parto, recordarán juntas los aspectos positivos del parto y contestará a todas las dudas que pudieras tener.

Si el parto no sale tal como lo planeaste, la doula estará ahí para escucharte y para proporcionarte apoyo.

 

Investigación Respecto al Apoyo Continuo

Las investigaciones respecto a los beneficios del apoyo continuo proporcionado por doulas durante el trabajo de parto es impresionante. De acuerdo al Grupo Cochrane Preganacy and Childbirth Group ( Grupo Cochrane del Embarazo y Nacimiento), una fuente de información respetada mundialmente respecto a los cuidados y atención basados en la evidencia, los estudios demostraron que el apoyo continuo para la mujer durante su trabajo de parto y parto es claramente benéfico. Comparado con mujeres que recibieron el cuidado habitual durante el trabajo de parto, las mujeres con apoyo continuo, es decir que recibieron apoyo individualizado continuamente tienen menos probabilidad de:

·         Tener un nacimiento por cesárea.

·         Dar a luz con fórceps o utilizando el extractor al vacío.

·         Utilizar anestesia epidural.

·         Utilizar cualquier tipo de analgesia ( medicamentos para el dolor)

·         Reportar insatisfacción o recuerdos negativos respecto a su experiencia del nacimiento.

 

Los autores de Cochrane también encontraron que los resultados eran mejores cuando el apoyo era proporcionado por gente externa ( con o sin algún entrenamiento especial) que estuvieron presentes expresamente con el propósito de ofrecer apoyo durante el parto, en comparación a cuando el apoyo era proporcionado por el personal del hospital tales como médicos residentes enfermeras, parteras y estudiantes de partería. Los críticos comentaron que las características de los entornos de los hospitales modernos, como se organizan actualmente, implican un desafío para el personal hospitalario siendo casi imposible proporcionar apoyo continuo durante el trabajo de parto.

 

La Doula y el Compañero del Trabajo de Parto

 

La mayoría de los compañeros desean participar en el nacimiento de sus hijos y proporcionar apoyo a su pareja. Sin embargo muchos hombres y algunas mujeres tienen poca o ninguna experiencia con el nacimiento de un bebé. Conforme las contracciones se intensifican y la mujer en trabajo de parto lucha con el dolor, su compañero puede llegar a asustarse. El o ella pueden no tener la experiencia para saber si el trabajo de parto esta  avanzando como debería. Se puede volver cada vez mas difícil para el compañero tranquilizar a la mujer en trabajo de parto. La mayoría de los compañeros sienten un gran alivio, cuando una mujer con experiencia está presente y puede proporcionar la tranquilidad  necesaria y la seguridad de que el trabajo de parto va muy bien.

 

Una buena doula comprende las señales del compañero durante el parto. Si tu compañero está sentado junto a ti, tomándote la mano, en contacto frente a frente y ofreciéndote palabras de apoyo, la doula no interferirá en esa relación íntima entre ustedes dos. Al contrario, ella les proporcionará apoyo invaluable y aliento para continuar así.

 

Sin embargo, si necesitas apoyo adicional, la doula trabajará junto con tu compañero brindándote quizás un masaje en la espalda o en los pies mientras que tu compañero hace contacto frente a frente y  te susurra palabras de aliento. O tal vez la doula podría sugerir un cambio de actividad, tal como un baño tibio en  tina o regadera, o caminar por los pasillos. La doula puede mostrar a tu compañero como proporcionar contrapresión efectiva o como dar un buen masaje. La doula también puede ofrecer apoyo mientras tu compañero toma recesos necesarios para ir al baño o para comer algo.

 

Planeando el Apoyo Contínuo

 

Una amiga o familiar con experiencia en nacimientos puede tener deseos de proporcionar apoyo continuo tanto a ti como a tu pareja.  Estas mujeres no necesitan tener un entrenamiento formal como doulas, siempre y cuando  tengan   confianza en tu propia habilidad para dar a luz a tu bebé y que estén dispuestas a permanecer contigo continuamente durante el trabajo de parto.

 

En la actualidad muchas mujeres se han dado cuenta de que contratar a una doula es la mejor forma de asegurarse  que tendrán apoyo físico y emocional  continuo a lo largo del trabajo de parto y el parto. Puedes solicitar referencias a tu educador perinatal, a tu médico o a Doulas of North America (http://www.dona.org). Una vez que hayas elegido una doula, deberás planear una visita prenatal con ella para discutir el tipo de parto que tu y tu pareja desean tener.

 

Las medidas de alivio y comfort que son importantes para ti, incluyendo la medicación, deberán ser compartidas con la doula. Algunos hospitales o centros de nacimiento ofrecen servicios de doula a sus clientes. Cuando existe una barrera en el lenguaje entre la doula y la mujer en trabajo de parto, usualmente ambas descubren que el contacto frente a frente y un apoyo suave y dulce compensan la falta de un lenguaje común.

 

Algunos planes de las pólizas de seguros para la salud te reembolsarán el costo de los servicios de la doula. Puedes llamar con anticipación para averiguar si los servicios son reembolsables, y abogar para que exista la cobertura si es que no está disponible. Las compañías de seguros y los planes para la salud pueden no saber que al proporcionar apoyo continuo, las doulas disminuyen los costos del servicio asociados con intervenciones tales como la cesárea.

 

Recomendaciones de Lamaze International

Lamaze International se une a la Organización Mundial de la Salud, en reconocer el valor del apoyo continuo en el trabajo de parto, como elemento clave en el parto natural.

Lamaze cree, que todas las mujeres deben tener acceso al apoyo continuo del trabajo de parto, sin barreras económicas o culturales. Lamaze alienta a todas las mujeres a hacer un plan para un entorno para el nacimiento mas protegido que incluya apoyo físico, emocional, e informativo continuo.

Una mujer de apoyo con experiencia en el nacimiento puede contribuir en forma única en tu cuidado y tención durante el trabajo de parto y parto, debido a su compromiso al permanecer continuamente contigo y tu familia, sus conocimientos sobre las medidas de alivio y comodidad tanto físicas como emocionales, y su confianza en tu habilidad innata para dar a luz a tu bebé.

   

                                                                          

#4 :  No Realizar Intervenciones de Rutina

 

Los avances en los cuidados médicos han hecho el parto más seguro, especialmente para las mujeres con embarazos de alto riesgo y para los bebés prematuros.

 Las intervenciones obstétricas como el catéter intravenoso ( IV) ,el monitor electrónico fetal (MEF), la conducción (acelerar el trabajo de parto) y la anestesia epidural son rutinarias en muchos hospitales. Sin embargo, las investigaciones no han demostrado que el uso rutinario de estas intervenciones mejoren los resultados del parto en todas las mujeres.

De hecho, las investigaciones sugieren que a menos de que exista una indicación  médica clara para realizar una intervención, interferir con el proceso natural del trabajo de parto y el parto no es probable que sea benéfico, y que en realidad puede ser perjudicial. Las intervenciones pueden ser tan simples como la separación de las madres y sus recién nacidos inmediatamente después del nacimiento, o complejas como el uso continuo del monitor fetal para un trabajo de parto normal.

 

Restricciones para ingerir alimento y líquidos  Restringir los líquidos y alimentos durante el trabajo de parto es una tradición obstétrica ampliamente aceptada. Comenzó aproximadamente hace 50 años, cuando las mujeres daban a luz bajo anestesia general sin protección  de sus vías aéreas. La tradición está basada en la creencia de que el ayuno reduce los contenidos del estómago y por tanto la posibilidad de que el contenido gástrico entre a los pulmones por aspiración si una mujer vomita mientras se encuentra bajo anestesia general. Sin embargo, las técnicas de anestesia han mejorado enormemente en los últimos 50 años. La anestesia general prácticamente ha desaparecido en la obstetricia moderna; la bronco aspiración es muy raro que se presente en la anestesia moderna; ningún periodo de ayuno garantiza un estómago vacío, y los líquidos claros abandonan el estomago casi de inmediato. Por estas razones muchos proveedores de salud ya no restringen la ingesta de alimentos y líquidos durante el trabajo de parto normal.

 

La Sociedad Americana de Anestesiólogos (ASA) y el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG) recomiendan que se den líquidos claros a las mujeres de bajo riesgo en trabajo de parto.

Las parteras recomiendan la ingesta de bocadillos ligeros y líquidos para proveer energía durante trabajos de parto muy largos. La Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá  indican que “a una mujer en trabajo de parto activo se le deberá ofrecer una dieta ligera o líquida.”  El  Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group (Grupo Cochrane del Embarazo y Parto), fuente de información reconocida mundialmente sobre cuidados basados en evidencia científica, recomienda el uso de una dieta baja en residuos (fibra) y baja en grasas durante el trabajo de parto.

Los anestesiólogos están realizando estudios sobre la seguridad de consumir alimentos durante el trabajo de parto. La tradición de restringir el alimento y los líquidos durante el trabajo de parto ha ido cambiando a medida que los descubrimientos de las nuevas investigaciones y nuevas técnicas médicas van surgiendo.

 

Uso de Fluidos Intravenosos  La terapia intravenosa (IV) ha sido utilizada en forma rutinaria para prevenir la deshidratación en las mujeres a las que se les restringen los alimentos y líquidos y para proveer el acceso rápido a una vena en caso de una emergencia.  Sin embargo el uso del suero intravenoso  en todas las mujeres en trabajo de parto ha sido cuestionado. Las emergencias que amenazan la vida son muy raras en  partos de bajo riesgo; las soluciones intravenosas no proporciona ni la nutrición ni la energía que ofrece la comida y los líquidos; algunas mujeres encuentran la canalización dolorosa y estresante; además que los sueros dificultan a la mujer a que cambie de posiciones y se mueva libremente. De acuerdo a Cochrane Pregnancy and Childbirth Group, el uso rutinario del suero intravenoso no es probable que sea benéfico.

Si el trabajo de parto es inducido o acelerado, si se aplica anestesia epidural o si  se prohibe tomar líquidos y/o comer, la solución intravenosa será necesaria .

 

Monitoreo  Electrónico Fetal Continuo La frecuencia cardíaca del bebé puede ser monitoreada  ya sea por auscultación (escuchando con un dopler o estetoscopio)  o por monitoreo electrónico fetal  (MEF).

El MEF se puede realizar continuamente o de forma intermitentemente. Un ejemplo de monitoreo electrónico intermitente es cuando el monitor se le deja a la mujer en trabajo de parto por 20 minutos cada hora y se le remueve durante los 40 minutos restantes. Mientras que el monitor está apagado la mujer tiene la libertad para moverse y utilizar técnicas de alivio y confort como la tina o la regadera. El uso del MEF continuo restringe la habilidad de la mujer para moverse y cambiar de posicion, lo que usualmente significa que la mujer permanecerá en la cama. Su acceso a una gran variedad de técnicas de confort, como el uso de la regadera, la tina o la pelota, puede verse restringida.

Las recomendaciones de monitoreo por auscultación dependen de si el trabajo de parto  sea de bajo o alto riesgo.  Para un trabajo de parto de bajo riesgo, los expertos recomiendan que se escuchen los latidos del bebé cada 30 minutos durante el trabajo de parto activo (la fase en la que el cervix dilata hasta 10 centímetros) y cada 15 minutos durante la segunda etapa (el periodo expulsivo en donde la mujer puja). En un trabajo de parto de alto riesgo, se deben escuchar los latidos del corazón del bebé cada 15 minutos durante la fase activa y cada 5 minutos durante la segunda etapa.

 

De acuerdo al American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) y la Association of Women´s Health, Obstetric and Neonatal Nurses (AWHONN), las mujeres sanas sin complicaciones pueden ser monitoreadas ya sea por auscultación  o por MEF intermitentes. Los estudios que comparan la auscultación con el MEF revelan que no hay diferencia en los resultados para el bebé. Sin embargo, las madres a las que se les aplicó el MEF tuvieron mayor número de cesáreas. ACOG sugiere usar la auscultación en lugar del MEF como una forma de disminuir el índice de cesáreas.

Habla con tu médico sobre el uso de la auscultación o el MEF intermitente en vez del uso continuo del MEF. Sin embargo, si tuvieras una complicación médica, si tu trabajo de parto es inducido o acelerado artificialmente, si te aplican bloqueo epidural, o si surge algún problema durante el trabajo de parto, el monitoreo electrónico fetal continuo será necesario.

 

 

Acelerando el Trabajo de Parto: Ruptura Artificial de Membranas y Conducción  No permitir que el trabajo de parto se alargue demasiado puede sonar atractivo, pero interferir con el ritmo y la duración del trabajo de parto sin ninguna indicación médica no es lo más beneficioso. Cada trabajo de parto es único e influenciado por un número de factores, incluyendo el tamaño y la posición del bebé, la posibilidad de la mujer en trabajo de parto para moverse libremente, la confianza  que la mujer siente cuando es apoyada adecuada y continuamente  durante el trabajo de parto. Romper la bolsa de aguas (ruptura de membranas) puede acortar el trabajo de parto pero existen  desventajas. El saco amniótico o bolsa de aguas que rodea al bebé lo protege de infecciones y de la presión mientras que se mueve a través del canal de parto.  Las investigaciones sugieren que cuando las membranas se rompen en la fase temprana del trabajo de parto, el índice de cesáreas se incrementa.  La ruptura prolongada de las membranas se asocia con un alto riesgo de infecciones tanto para el bebé como para la madre, en verdad, el reloj empieza a correr una vez que la bolsa de aguas  se rompe.  

Si el trabajo de parto no progresa, el proveedor de salud puede sugerir el uso artificial de oxitocina  para acelerar el trabajo de parto.  En el trabajo de parto normal, la oxitocina es liberada por el cerebro. Cuando la oxitocina alcanza un nivel alto, las endorfinas son liberadas. Endorfinas, hormonas naturales del cuerpo que reducen el dolor, ayudan a la mujer para hacer frente al dolor del trabajo de parto. La oxitocina artificialmente administrada a través de soluciones intravenosas, no llega hasta el cerebro, por lo tanto, no causa la liberación de las hormonas reductoras del dolor, las endorfinas.

 

La oxitocina altera también el trabajo de parto de varias formas. Las contracciones de las mujeres a las que se les ha administrado oxitocina son mas fuertes, largas y frecuentemente mas dolorosas.  Si se ha administrado oxitocina, la mujer necesitará otras intervenciones como el suero y el monitoreo fetal continuo. Con la oxitocina, usualmente la mujer es confinada a la cama, sin la comodidad de moverse libremente o utilizar la tina o la regadera.

Contracciones más fuertes, pérdida de endorfinas y la inhabilidad de usar medidas de alivio y confort incrementan la posibilidad de que la mujer necesite anestesia epidural.

 

De acuerdo a Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group, “ Permitir que la mujer se mueva,  coma y beba líquidos como le plazca es al menos tan efectivo y ciertamente mas placentero para la mayoría de las mujeres consideradas que la necesidad de una  conducción. Las investigaciones sugieren que la amniotomía (ruptura artificial de las membranas) y la conducción con  oxitocina, deberán ser reservadas para aquellas mujeres con un verdadero progreso anormal del trabajo de parto. No deberán ser practicadas rutinariamente.”

 

Anestesia Epidural   La mayoría de las mujeres tienen miedo al dolor del parto y están ansiosas de utilizar medicamentos para el dolor, especialmente cuando el medicamento es tan efectivo como el bloqueo epidural para aliviar el dolor.

En algunos hospitales a más del 90% de las mujeres se les aplica anestesia epidural durante el trabajo de parto. 60%  de las mujeres en una encuesta hecha en los EE.UU. reportaron haber utilizado el bloqueo epidural. Sin embargo entre el 26% y el 41% de estas mujeres ignoraban los efectos colaterales de esta anestesia.

 

Con el bloqueo epidural,  los músculos de la pelvis se relajan tanto, que le puede tomar mas tiempo al bebé  rotar y descender a través del canal de parto. La ausencia del dolor puede interferir con la liberación natural de oxitocina y puede llevar a la necesidad de estimular el trabajo de parto con oxitocina artificial. Ya que la medicación epidural puede causar la caída de la presión arterial en la mujer en trabajo de parto, el uso de fluidos a través de sueros intravenosos antes y durante la anestesia es recomendado. Debido a que el medicamento usado durante los bloqueos epidurales puede disminuir la presión arterial materna, el uso del monitor fetal continuo es necesario.

 

Los cambios en la fisiología de la labor de parto y el parto, y las intervenciones requeridas para asegurar la seguridad de la madre y del bebé durante una anestesia epidural establece el escenario para un número de posibles efectos no intencionados.

Los estudios demuestran que el bloqueo epidural están asociadas con un índice mas bajo de nacimientos vaginales, un índice más alto de nacimientos instrumentados (extractor al vacío y fórceps), y trabajos de parto mas prolongados, particularmente para mujeres que van a tener a su primer hijo. Los estudios muestran también que a las mujeres a las que se les administró el bloqueo epidural tienen una taza más alta de fiebre durante el trabajo de parto.

Como resultado, el bebé puede necesitar analisis y tratamiento contra una posible infección, causando la separación de la madre y el bebé.

Existe evidencia de que el uso de anestésicos epidurales, especialmente para primigestas, incrementa la taza de nacimientos por cesárea.

 

Tiene sentido el evaluar cuidadosamente los riesgos y beneficios de la anestesia epidural antes de tomar una decisión personal. Cada trabajo de parto es único. Si tu trabajo de parto es muy largo y  estás muy cansada, el uso de el bloqueo epidural puede proporcionar descanso y ser beneficioso. Existen de igual forma indicaciones médicas para la aplicación de la anestesia epidural, por ejemplo,  una cesárea. Si tu estas trabajando activamente en el parto, y tienes la libertad de moverte y de encontrar  alivio y confort en una variedad de formas, es menos probable que necesites bloqueo epidural, que lo requieras  en la fase temprana del trabajo de parto o que necesites gran cantidad de medicamento.

 En caso de ser requerido, utilizar una dosis menor del medicamento epidural, usarlo tardíamente en  trabajo de parto permitiendo que se elimine antes de que se inicie el pujo puede reducir la cantidad de efectos no deseados.

 

Recomendaciones de Lamaze International

Lamaze International recomienda que evites las restricciones para comer y  beber; que platiques con tu médico sobre el uso de soluciones intravenosas,el MEF continuo, la ruptura artificial de membranas, la conducción del trabajo de parto y la anestesia epidural. Buscar que solo  sean utilizados cuando exista indicación médica. Lamaze International te alienta para que tengas confianza en tu habilidad para dar a luz sin  intervenciones de rutina. A elegir cuidadosamente al personal de salud que  atenderá el parto así como el lugar para el nacimiento asegurándote que utilicen estas intervenciones solo  en caso médicamente necesario.

 

                                                                      

#5: No dar a luz en posiciones supinas, elegir posiciones verticales o recostada de lado

 

Como se ha demostrado en el arte a lo largo de la historia, las mujeres a través de las culturas han usado las posiciones verticales y/o posiciones neutrales para verse favorecidas con la fuerza de la gravedad (ej. recostada de lado, en cuatro puntos) para dar a luz a sus bebés. Hasta el advenimiento de los fórceps en el siglo XVII, raramente se mostraba a las mujeres dando a luz en una posición supina (recostada sobre la espalda).  Usualmente las mujeres eran cuidadas y atendidas durante el trabajo de parto por “mujeres sabias”de su comunidad, que las alentaban para que se guiaran por su sabiduría interna y por el apoyo de aquellos que la rodeaban. Las mujeres usaban diferentes objetos tales como pilares, árboles y cuerdas para realzar su fuerza durante el expulsivo. Utilizaban también muebles de apoyo para el nacimiento o taburetes hechos de madera, ladrillos o piedras para  ponerse en cuclillas, agacharse o a arrodillarse.

 

El usar una variedad de posiciones durante la segunda etapa del trabajo de parto ( la etapa de pujo) te permitirá responder a los cambios de posición del bebé mientras desciende, rota y  extiende en un esfuerzo por nacer. Las posiciones que elijas, con frecuencia incrementarán tu comodidad y facilitarán el progreso del nacimiento. Cada posición tiene ventajas y desventajas.

 

Posiciones Verticales

Las posiciones verticales tales como estar de pie, de rodillas o en cuclillas aprovechan  la fuerza de gravedad para ayudar al bebé a descender.

Los rayos X han mostrado que ponerse en cuclillas ensancha el diámetro de la pelvis, creando mayor espacio para que el bebé descienda. Sin embargo, es también la posición más agotadora.

En la mayoría de las culturas occidentales, las mujeres no están acostumbradas a estar en cuclillas por largos periodos de tiempo; por lo tanto, deben descansar en una posición semi-sentada entre contracciones.

 

Penny Simkin autora reconocida y educadora para el parto ampliamente respetada, recomienda  la posición “de cuclillas con soporte” o “colgada”, especialmente para mujeres con una segunda etapa prolongada..

En esta posición, la mujer se apoya sobre sus brazos sin poner peso sobre sus piernas y pies. Su cuerpo se alarga, proporcionando mas espacio para que el bebé maniobre. Además, no hay presión en la pelvis, permitiendo que ésta se mueva libremente a medida que el bebé pasa a través de ella.

 

Posiciones Neutrales para la Fuerza de Gravedad

Las posiciones neutrales para la fuerza de gravedad como la de cuatro puntos, recostada de lado o semi- sentada, son menos cansadas y pueden ser útiles para la mujer que está exhausta. Una posición recostada de lado puede ayudar a disminuir el ritmo de un parto que progresa demasiado rápido.

 

Después que el bebé ha entrado en la pelvis, volteará su cabeza ya sea en una posición anterior (hacia enfrente) o posterior (hacia atrás). Es mucho mas fácil para el bebé descender, y mas cómodo para la mujer en trabajo de parto, si la cabeza del bebé está en posición anterior. Los bebés en posición posterior pueden causar un trabajo de parto con dolor en la espalda baja (“back labor”).

La posición en cuatro puntos mueve el peso del bebé  de la parte baja de la espalda y el cóccis, y  proporciona espacio para que el bebé rote a una posición anterior.

 

Lo que nos dice la Investigación.

De acuerdo a Cochrane Pregnancy and Childbirth Group, una fuente de información reconocida mundialmente, respecto a los cuidados basados en la evidencia científica, el uso de posiciones verticales o recostada de lado, comparadas con las posiciones supinas o de litotomía (acostada sobre la espalda con los pies amarrados a  estribos), se asocia con los siguientes resultados:

·         Menor duración de la segunda etapa del trabajo de parto

·         Reducción en nacimientos instrumentados

·         Reducción de episiotomías

·         Reducción de reportes  de dolor severo

·         Menor anormalidad en patrones  de frecuencia cardiaca fetal

·         Un ligero incremento de laceraciones de segundo grado (en el grupo de posición vertical solamente)

·         Un aumento en la pérdida de sangre estimada

 

 

Adicionalmente, el permanecer acostada sobre la espalda puede causar la reducción de la presión sanguínea para la mujer en trabajo de parto y reducir el flujo sanguíneo para el bebé, debido al peso que ejerce el útero sobre las principales venas que aportan el flujo de sangre. En la posición de litotomía, la mujer verdaderamente  puja en contra de la fuerza de gravedad.

 

Recomendaciones de las Enfermeras

 

La asociación Women´s Health, Obstetric and Neonatal Nurses (AWHONN) recomienda, que todas las mujeres embarazadas reciban información sobre los beneficios de las posiciones verticales para la segunda etapa del trabajo de parto. Recomiendan también a que las enfermeras desalienten las posiciones supinas y en su lugar alienten a la mujer a usar posiciones tales como,  cuclillas, semi reclinada, de pie o hincada. (La posición semi reclinada es aquella  en que la mujer está reclinada pero no recostada totalmente sobre su espalda).

Además, AWHONN recomienda que las mujeres no empiezen a pujar hasta que sientan urgencia de hacerlo, y que cuando inicien el pujo,  pujen de acuerdo a lo que su cuerpo le vaya diciendo. Gruñir, gemir, exhalar durante el pujo y sostener el aire  por menos de seis segundos mientras se puja en respuesta a las contracciones, deberán ser estrategias alentadas por la enfermera.  

 

Recomendaciones de Lamaze International

Lamaze International recomienda que elijas posiciones verticales o recostadas de lado para el nacimiento. Tu y tu compañero deben de conocer y practicar varias posiciones para la segunda etapa del trabajo de parto en tus clases de educación para el parto.

Deberán preguntar a su médico que posiciones les recomienda para el parto y cuales son, si las hay, las restricciones que él sienta  necesarias.

Durante el trabajo de parto escucha a tu cuerpo y elige las posiciones para el parto que te sean más cómodas. Debes tener confianza que al responder a lo que estás sintiendo, estarás haciendo el nacimiento mas fácil para ti y para tu bebé.

 

#6  No separar a la madre y al bebé después del nacimiento

 

Una nueva mamá  está  en un cuarto de alojamiento conjunto para la madre y el bebé en el hospital donde dio a luz. Una amiga le sugiere mandar a su bebé al cunero por las noches para que ella pueda dormir más tiempo, pero su enfermera le recomienda que deje al bebé a su lado. ¿Que es lo que los estudios de investigación revelan sobre las necesidades de las madres y los bebés después del parto?

 

A lo largo de casi toda la historia, las madres y sus recién nacidos permanecían juntos después del parto. Los bebés permanecían a salvo y calientitos, con fácil acceso a la leche materna, y las madres y sus hijos aprendían uno del otro.

A principios del siglo XX a medida que los nacimientos se trasladaban de los hogares hacia los hospitales, la mayoría de los bebés ya no permanecían con sus madres después del nacimiento. La madre era enviada a un cuarto del hospital, mientras que su bebé era atendido en el cunero. Las madres esperaban largas horas para ver a sus bebés y las visitas de los recién nacidos solo ocurrían en horarios programados por la institución para ser alimentados.

La comunidad médica creía que ésto era más seguro para los bebés y que las madres descansaban mejor estando sus bebés en el cunero.

 

En años recientes las investigaciones han demostrado que lo mejor para las madres y sus bebés es permanecer juntos después del parto. Interrumpir, demorar o limitar el tiempo que una madre y su bebé pasan juntos puede tener efectos perjudiciales en su relación y en el éxito de la lactancia. Los bebés se mantienen calientes, lloran menos, y la lactancia tiene un buen comienzo cuando las madres y los bebés permanecen juntos desde el nacimiento.

Las madres aprenden a reconocer las necesidades de sus bebés respondiendo delicada y amorosamente. Una conexión que durará toda la vida empieza a formarse.

 

Contacto Temprano

La naturaleza prepara a la madre y a su bebé para necesitarse el uno al otro desde el momento del nacimiento. La Oxitocina, hormona que causa que el útero de la mujer se contraiga , también causa la elevación de la temperatura de sus pechos y le ayuda a sentirse calmada y sensible. Esta hormona estimula los sentimientos “maternales”mientras la mamá toca, contempla y amamanta a su bebé.

Más oxitocina es liberada mientras que ella abraza a su bebé  piel a piel. Las endorfinas, hormonas que son como narcóticos naturales, también son liberadas y elevan los sentimientos maternos. Altos niveles de adrenalina, normales en los bebés al nacer hacen que el bebé esté alerta para buscar a su madre, encontrar el camino a su pecho y amamantarse. Durante los días consecuentes al nacimiento, una madre aprende diversas maneras para comprender  las señales de su bebé y la forma única que tiene para comunicarse con ella.

 

Los expertos recomiendan que inmediato al parto un recién nacido saludable sea colocado piel con piel sobre el abdomen o el pecho de su madre, que sea secado y se cubra con toallas tibias. Algunos investigadores llaman a este contacto piel a piel “Cuidados de la madre Canguro” u “Operación Canguro”.  Ser colocado desnudo contra la piel de su madre es la forma perfecta para que un bebé se adapte a su nueva vida fuera del cuerpo de su madre. La temperatura de la madre se ajusta naturalmente para mantener al bebé calientito  evitando que se enfríe.

Los recién nacidos colocados piel con piel con sus madres lloran menos y se mantienen mas calientes que aquellos que son colocados en cunas térmicas. De igual manera los bebes que perdieron temperatura, incluyendo los prematuros, regresan a una temperatura normal rápidamente cuando son abrazados piel a piel por sus madres.

 

Años atrás, los profesionales de la medicina, pensaban que los bebés estaban más seguros en el cunero por que había menor posibilidad de que estuvieran expuestos a gérmenes. Ahora sabemos que el contacto piel con piel proporciona la oportunidad para que un bebé sea expuesto a las bacterias normales que se encuentran en  la piel de su madre, y  esto disminuye el riesgo de que el bebé se enferme por otros gérmenes más dañinos.

 

Otros beneficios del contacto piel a piel incluyen el respirar más fácilmente, niveles altos  y constantes de azúcar en la sangre y un progreso natural de la lactancia. 

La mayoría de los bebés colocados piel con piel  con sus madres, instintivamente después del nacimiento se pegarán solos al pecho y comenzarán a amamantarse, usualmente en el lapso de una hora.

Las madres que sostienen a sus bebés piel a piel después del nacimiento, tienen mayor probabilidad de continuar amamantando y menor probabilidad de alimentar a sus bebés con fórmula.  Sin embargo, cuando los bebés son separados de sus madres 20 minutos o más después del nacimiento, tienen menor probabilidad de amamantarse durante la primera hora después del nacimiento.

 

Muchos investigadores que han estudiado el comportamiento animal, creen que, como pasa con los demás mamíferos, los bebés humanos al ser separados de sus madres lloran significantemente más por angustia, necesitando físicamente el calor, la protección y el acceso a la leche materna que sólo pueden encontrar en los brazos de su madre.

 

Alojamiento Conjunto

Ya sea que una mujer haya parido en un hospital, en un centro de maternidad o en la casa, lo mejor para ella será permanecer cerca de  su bebé el mayor tiempo posible En el hospital, cuando la madre y el bebé permanecen juntos se le llama alojamiento conjunto.

Los expertos recomiendan que la madre y el bebé estén juntos durante toda su estancia en el hospital y que los dos sean tratados como binomio madre-hijo.

El alojamiento conjunto facilita la lactancia para la madre. Cuando ambos están juntos, la madre aprende a reconocer las primeras “demandas” que hace el bebé buscando alimento y bienestar, ofreciendo rápidamente lo que el bebé necesita.

El alojamiento conjunto permite establecer una lactancia  temprana, en comparación con aquellas madres que tienen contacto limitado con sus bebés o con aquellas que sus bebes pasan la noche en el cunero.

Las madres que piden alojamiento conjunto, tienen mejor suministro de leche y tienen mayor probabilidad de continuar lactando exitosamente a sus bebés de 4 meses de edad.

Las amistades y la familia que tienen buenas intenciones,  pueden aconsejar a la mujer  que su bebe se quede en el cunero por la noche para que ella pueda descansar. Sin embargo algunos estudios han encontrado que las madres cuyos bebés son atendidos en el cunero, no duermen más que aquellas que solicitan alojamiento conjunto. La madre puede dormir más tranquila sabiendo que el bebé está con ella.

 

Tiene sentido que entre mas tiempo pasan juntas dos personas, mas pronto se llegan a conocer una a la otra. Las madres que están con sus bebés por periodos largos de tiempo, incluyendo durante la noche, tienen mejores resultados en las pruebas que se utilizan para medir el apego de una madre hacía su bebé.

 

El alojamiento conjunto también es lo mejor para los bebés. Los bebés que se alojan junto a sus madres, lloran menos y pasan mayor tiempo dormidos tranquilamente, suben de  peso día con  día y tienen menor probabilidad de ictericia.

El alojamiento conjunto también puede tener beneficios a largo plazo para la madre y para el  bebé. Los estudios sugieren que las tazas de abuso infantil, maltrato, negligencia y abandono son menores en las madres que tienen contacto frecuente y extenso con sus recién nacidos durante el periodo de posparto temprano.

 

Recomendaciones de Lamaze International

Haz tenido que esperar nueve meses para conocer a tu bebé. Habrás soñado con tu bebé y esperado el momento del nacimiento con mucha emoción. Después del parto, tú y tu bebe desearán permanecer juntos. Las investigaciones demuestran que estar juntos es lo mejor para ambos.

Elige un lugar para dar a luz en el que esta necesidad  pueda ser satisfecha. Si vas a parir  en el hospital, hazle saber a tu médico que deseas abrazar a tu bebé piel a piel después del parto y mantenerlo  contigo a lo largo de toda tu estadía. Puedes tranquilizar a tu familia y amigos asegurándoles que el mejor lugar para el bebé es contigo.

           

Desarrollado por el Consejo de Educación de Lamaze International

Autora Principal: Jeannette Crenshaw,RN,MSN,IBCLC,LCCE,FACCE

Colaboradores y Revisión:

Debby Amis,RN,BSN,CD(DONA),LCCE,FACCE,   Diana Chiaverini,RN,MEd,LCCE,FACCE, Joyce Di Franco,  RN,BSN,LCCE,FACCE, Caroline Donahue,RN,MA,LCCE,FACCE, Jeanne Green,MT,CD(DONA),LCCE,FACCE

Barabara Hotelling,RN,BSN,CD(DONA),LCCE,FACCE, Judith Lothian;RN,PhD,LCCE,FACCE, Michele OndeckRN,Med;IBCLC,LCCE,FACCE, Teri Shilling,MS,IBCLC,CD(DONA),LCCE,FACCE

Sandra Steffes,RN,MS,LCCE,FACCE

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres